viernes, 9 de mayo de 2014

Carta de la Familia Tortosa- Rubert (Misioneros en Budapest)

   Buenos días.
     Primero que nada quisiéramos disculparnos porque hace mucho tiempo que no hemos escrito ningún correo ni hemos mandado información. La verdad es que se junta que somos un poco dejados para estas cosas y que la verdad es que ha sido un tiempo muy intenso.
      Por una parte hemos estado catequizando durante unos dos meses, además de acompañar cada semana a la segunda comunidad de la missio ad gentes, fruto de las distintas catequizaciones. En la actualidad esta comunidad esta compuesta por unas 15 personas, de las cuales hay dos no bautizados y el resto, mayoritariamente, muy alejados de la Iglesia. Nosotros les acompañamos cada semana en las celebraciones de la palabra y de la eucaristía, y preparamos con ellos cuando nos toca. También somos los encargados de transmitirles los cantos, lo cual es bastante "original", ya que nuestro húngaro, aunque va mejorando, dista mucho de ser bueno y es una risa tener que cantar en húngaro, con lo diferentes que son, además, las canciones.Por otra parte también hemos estado preparando la Pascua, y de una manera especial el bautizo de nuestro hijo pequeño, Miguel. Para nosotros ha sido algo muy muy especial; lo hemos vivido como un sello fuerte del Señor que nos confirma que, hoy por hoy, nuestro sitio y nuestra misión están aquí. Os mandamos el vídeo del bautizo para haceros un poco partícipes.
     Otro acontecimiento que estamos viviendo y que nos ha traído un poco de cabeza, ha sido la búsqueda de una nueva vivienda para nosotros, ya que el piso en el que estamos viviendo debemos dejarlo libre en breve porque el hijo de los propietarios quiere venir a vivir aquí. Esto ha sido un poco complicado porque necesitamos una casa en que quepamos los 8 (y el nuevo hijo/a que viene en camino) pero tampoco podemos pagar mucho dinero al mes por ella. Sin embargo, una vez más, el Señor ha salido fiador por nosotros y nos ha precedido. Hemos encontrado una casa bastante buena, a un buen precio y cerca de la zona de misión. Es grande, con mucha luz, y aunque es bastante antigua, creemos que estaremos a gusto.
      En todo esto solo hay un problema, y es ahí donde también nos gustaría preguntar si sería posible que nos ayudaseis. El problema es que la casa está sin amueblar, no tiene lavadora y, como en todos los contratos de alquiler, nos piden que paguemos dos meses como fianza y el mes por adelantado. Hemos calculado y los gastos ascienden a unos 3000 € que hay que pagar en breve. En estos momentos nosotros no disponemos de ese dinero y por eso nos gustaría preguntar si el obispado nos podría ayudar en algo. Sabemos que es mucho dinero, pero cualquier pequeña ayuda sería de gran ayuda para nosotros en estos momentos.
      Bueno, me voy a despedir ya que los pequeños ya me piden la comida.
Un abrazo muy fuerte

La Paz

Daniel, Ana, Daniel, María, Pablo, Andrés, Lucas y Miguel
Reacciones:

0 comentarios :

Publicar un comentario

Te pedimos que seas respetuoso con el comentario