jueves, 5 de junio de 2014

Envío diocesano de Enrique Martínez en misión a Boston


 El hasta ahora cura de Viver y Teresa se despedía diciendo que, a pesar de no ser de esta tierra, ha aprendido a amarla. El Obispo, que presidió la celebración en la Concatedral de Santa María, replicó diciendo que él tampoco es de aquí, pero que cada uno “es de donde el Señor le envía y ahí hay que amar a la gente”. La alegría, la sencillez, el sentido de comunión diocesana y la apertura a la catolicidad de la Iglesia reinaron en el acto.

Mons. López Llorente explicaba en la carta de invitación al acto que hacía tres años que el Arzobispo de Boston, cardenal Seán Patrick O'Malley. Enrique Martínez, por su parte, había sentido un nuevo despertar de la llamada misionera en septiembre pasado. El acuerdo se hizo rápidamente, lo que es motivo de acción de gracias “porque es muestra de la solicitud del Obispo, de los sacerdotes y de toda la Diócesis por la Iglesia universal”, afirmó el Prelado durante la homilía.



Comunión, Palabra y santidad

El Obispo también dio al sacerdote misionero, que estará cedido a la parroquia de Saint Joseph por tres años para la atención de la comunidad hispana, tres consignas para su nuevo ministerio: “Unidad en la comunión vivida en la fe, la liturgia y la misión. La Palabra de Dios, que es promesa de salvación que vivifica e ilumina. Y la verdad, que en último término es que Él nos llama a la santidad, meta de todo ministerio pastoral en la Iglesia”.

También le recomendó cuidar su estilo de vida para ejercer su ministerio con criterios evangélicos (para ello hay que perseverar en la oración desde la Palabra, la vida sacramental, el acompañamiento espiritual y la ascesis), y cuidar igualmente del  rebaño que el Señor le confíe tanto de los ataques externos como de la falsa doctrina, la acedia y la rutina.

Tercer sacerdote en misión

Enrique Martínez viajará a Boston el lunes próximo. Mons López Llorente le aseguró su cercanía: “Tu iglesia de Segorbe-Castellón, tu presbiterio y tu Obispo nunca te abandonarán, y estarán en la cercanía, especialmente por la eucaristía en la que todos estamos presentes”. La Diócesis tiene actualmente dos sacerdotes más en misión: Helter Lara en Angola, que como Martínez se formó en el Seminario Internacional y Misionero Redemptoris Mater, y Juan Cárdenas, que precisamente regresó a República Dominicana hace una semana después de un tiempo de convalecencia en Castellón.


Reacciones:

0 comentarios :

Publicar un comentario

Te pedimos que seas respetuoso con el comentario