martes, 25 de marzo de 2014

El Obispo envía una familia de Castellón a Kosovo

El sábado próximo, 5 de abril, mons. Casimiro López Llorente presidirá en la parroquia de Santo Tomás de Villanueva la ceremonia de envío de la familia Ripollés-Sánchez a Kosovo. Se trata del octavo matrimonio de Segorbe-Castellón que ha decidido ponerse al servicio de la Iglesia universal para participar en la fundación de comunidades cristianas en países de fuerte descristianización. En su caso, se instalarán en una ciudad de mayoría musulmana junto con un sacerdote, dos seminaristas y cuatro familias más para recuperar una parroquia cerrada desde hace ocho años.

Sergio Ripollés y Mª dolores Sanchez son miembros de una comunidad Neocatecumenal y desde hace tiempo ya se planteaban responder a una llamada misionera en familia. La primera vez se ofrecieron hace quince años pero no ha sido hasta ahora que han podido realizar su deseo. El detonante fue la Jornada Mundial de la Juventud de Madrid en 2011. Desde entonces han seguido un itinerario de discernimiento específico, y el 1 de febrero recibieron el envío de manos del Papa Francisco en Roma y conocieron su destino.

En ese momento, sus tres hijos David, de 19, Belén, de 14 y Mónica, de 9 años, estaban en misa en Castellón. Un SMS y una mirada entre ellos fue suficiente para saber que no acabarían el curso en España: “Hay nervios pero lo vivo bien porque veo que el Señor está detrás de todo esto”, reconoce el mayor. La mediana explica que cuando lo ha dicho a sus amigas le responden que está loca, aunque no duda en seguir a su familia. Mónica siente que echará en falta a sus amigas y abuelos, pero está convencida: “Cuando mis padres me lo explicaron, ya sabía que era voluntad del Señor”.


De momento tienen visado de turistas porque España no reconoce el estado de Kosovo. Durante tres meses tendrán que conseguir renovar el permiso para permanecer en el país y buscar trabajo. Hasta entonces Sergio trabajará para la parroquia. Su labor será mostrar cómo viven los católicos, comunidad que no supera el 1% de la población: “Nuestra misión ahí es responder al deseo del Obispo local de que la gente vea una familia cristiana: cómo rezamos juntos, vamos a misa, nos perdonamos y oramos”.
Reacciones:

0 comentarios :

Publicar un comentario

Te pedimos que seas respetuoso con el comentario