jueves, 17 de octubre de 2013

Carta- testimonio de Magdalena Vicent

Muy estimado D.Anastasio Gil Garcia: 
Aunque sea un poco tarde,quiero colaborar en esa campaña tan querida y recordada del Domund en España.Escribo algo sobre mi vocación misionera.
 Me presento: Magdalena Vicent Gonzalez . Misionera de Cristo Jesús en Japón desde el día de Navidad de 1965, día en que el barco en el que viajaba,después de 33 dias,llego al puerto de Kobe.
   En mi caso la vocación misionera brotó de la Amistad con Jesús.La primera llamada:deseo de ser totalmente para Dios y para los demás.Esto fué madurando hasta desembocar en la realización concreta de esta vocación. En mi tiempo las Iglesias estaban siempre abiertas,en cualquier momento incluso yendo al colegio, podías entrar unos minutos dirigiéndote al Sagrario, donde El estaba y "charlar" un poquito.Pero sobre todo al atardecer, mucha gente iba a la Iglesia a hacer lo que se llamaba "la Visita";momentos personales en silencio de relación con Jesús.Yo me aficioné a éllo y de ahí brotó una total amistad de ésas que no se apagan y acompañan toda la vida.El nunca falla.
  Mi pueblo era muy misionero(creo que también lo será ahora);este ambiente lo respiraba en el colegio, en la Acción Católica en todos los círculos de estudio y actividades,éstas se volcaban de un modo especial en la preparación del Domund.Nuestra actividad y la generosidad de la gente culminaban en ese día; la alegría , el gozo  del cansancio de haberlo dado todo,era lo que quedaba en el corazón al terminar el día.
 Dios es libre para llamar a quien quiere,lo hace cuando quiere, no mira ni la edad,ni el plan que uno/una se había hecho, sus circunstancias...A mí me hizo setír Su LLamada desde pequeña y lo que experimenté fuértemente en mi corazón es lo que antes he mencionado sobre mi primera llamada.Esta se concretó en ser misionera ; me parecía que esa vocación abarcaba todas las vocaciones y lo que me concretaba todo éllo lo encontré al conocer el Instituto de las Misioneras de Cristo Jesús, casi recién fundado, al que pertenezco.
Lo que me atrajo de él fué que eran exclusivamente misioneras,no tenían actividades en paises cristianos,así "no me escapaba" de ir a misiones...realizaba mi vocación.Que en las cosas accidentales(hábito,horarios etc.)había total flexibilidad adaptándose a las necesidades,circunstancias y costumbres de los diversos paises.Que respecto a la vida interior,para mi lo más fundamental,veía que basaban su espiritualidad en una profunda unión con Jesucristo caminando hacia esa total identificación,para poder darlo,comunicarlo a los demás.Otro punto en el que coincidía era que  para realizar la Misión cabían toda clase de actividades, trabajos...( en ese tiempo las Congregaciones estaban bastante definidas: educación,custión sanitaria...)
 Entré en el Instituto a los 19 años(ahora tengo 77). Misión: Japón. Y en este lugar del planeta, conocido  como "el Pais del sol naciente" ví y veo que es quizá donde hace mucha falta que se perciba la realidad de ese verdadero Sol  que ilumina,calienta,da Vida...De ese Amor de Dios totalmente desconocido por la mayor parte de la población,en donde las necesidades materiales a penas se notan,aunque cada vez más se hacen más reales,Y sin embargo se carece de lo más importante, de ese conocimiento de Dios de Jesucristo con todo lo que éso supone para dar sentido a la vida y ser felices.
 He compartido parte de mi vida también en otras misiones ,India, Filiupinas..Disfruté mucho pudiendo tener experiencias tan distintas, pero siempre mi punto de referencia como vida misionera ha sido y es Japón. Especialmente aquí, si tu vida no trata( a pesar de todas las deficiencia y debilidades) de dar a Cristo, no tiene sentido, por éllo para mí,éso es lo que encierra el sentido principal de ser misionera y...VALE LA PENA. A El se lo debo todo con un total agradecimiento y alegría de poder cooperar como un granito de mostaza a la tarea misionera de la Iglesia (que somos TODOS).
  Siempre muy unidos, sobre todo en la oración .
                                                                              Magdalena Vicent
Reacciones:

0 comentarios :

Publicar un comentario

Te pedimos que seas respetuoso con el comentario